Soy la palabra que no espera
el ruido que hace hablar a tu silencio
el nudo de la cinta de tu pelo
la mirada que quiere subir a tu marea

El canto de esperanza en el asfalto
los dedos torpes que sueñan con tu espalda
las amarras de un barco encallado
el asesino sin culpa ni redada

Desde mi ventana

Desde mi ventana

martes, 13 de diciembre de 2011






Es siempre la noche achacando tempestades, la mirada perdida con los ojos cerrados, una brisa que ingresa por la ventana siempre abierta y allí estás, dormida entre una luna que robé de un diciembre cansado, con un ronroneo felino entre dos sábanas desiertas, una mano tibia buscando hueco, un abrazo leve que confunda el sueño con las ganas de faltar al trabajo, una esperanza calma que crece detrás de esa sonrisa de niña tímida y feliz.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Haberes





Hay una calma que duerme en el último rincón

de ese abrazo irrepetible y repetido

Hay un lamento inoportuno sin futuro ni destino

Hay una noche más y siempre eterna

Hay un cigarro apagado detrás de tantos otros

y otros otros que no habrá

Hay una pausa que no llega

y tantas vueltas alrededor de nada

Hay unas ganas que me empujan

pero tan mal que me alejan

Hay una playa que me espera

y una capitana siempre fiel

Hay una dulce siembra

en la raíces de tu piel

Hay tanta prisa incomprensible

por fundar el ayer

un pasado irrepetible

y las broncas del no hacer

Hay una lágrima partida

en las cenizas del después

hay una parte de adelante

con sentidos y sin pies

Hay una llama que te busca

en cada nuevo amanecer

hay un niño que pelea

para no retroceder

viernes, 17 de junio de 2011

Da lo mismo




Eramos, al menos yo, una brisa sin sentido

y menos que ahora parecía que iba a llover

No recuerdo más que las escaleras que no puedo bajar,

si no sonríes, ¿a dónde iré a parar?


Creo que hoy llueve más rápido

o por lo menos más triste

¿o seré yo? nunca pude distinguir

los espejos del reloj.


A veces da lo mismo todo

Maldita ciclotimia, maldita timidez

Le tengo más miedo a la quietud que al agua,

hoy no vale ladrar antes que morder.


Dicen que hay siempre cartas que jugar

pero nunca dicen dónde encontrarlas

ni en qué mar se pescan con aquella red

nada más estúpido que chocar contra la pared

sábado, 23 de abril de 2011





El occidente ha conquistado el mundo no a causa de la superioridad de sus propias ideas, valores o religión, sino por la superioridad demostrada en la aplicación de la violencia organizada. A menudo, los occidentales olvidan este hecho; los no occidentales, en cambio, lo tienen muy presente.





Samuel Huntington, Where is read?*







*Citado en Mellino, Miguel. La crítica poscolonial. Descolonización, capitalismo y cosmopolitismo en los estudios poscoloniales. Paidos. 2008. Pág 147.

viernes, 18 de febrero de 2011

Se parte la mañana




Se parte la mañana y yo quiero ser las gotas que bajan por tu pelo, el perfume que agita las manos en el vagón, la paloma posada en tus hombros para picotear despacio tu cuello dormido que sueña no estar allí. A mil pasos siento el olor de tu sonrisa, con los párpados caídos como si las persianas del mundo, que iluminan el mío, estuvieran a medio cerrar. Una muchacha te roza y pide disculpas que nunca son oídas. Quisiera ser esa música que empapa tus oídos y te nubla por un rato la urbanidad venidera. Quisiera ser la cinta que rodee tu cintura pisoteando fantasmas. Se va, con vos, un vagón atrás del otro, y el polen de tu pelo sigue vibrando en mi almohada.